Connect with us

LaLiga Santander

OPINIÓN: La suspensión del partido, la mejor solución

Después de lo vivido en una noche de derbi para el olvido, las redes sociales, una vez más, se han convertido en un arma de doble filo. Tras la suspensión del partido, comentarios por parte de ambas aficiones manchan una vez más el derbi más bonito de España. 

Segundos más tarde el gol olímpico de Nabil Fekir que significaba el empate del partido, un “aficionado” verdiblanco situado en la grada de Gol Sur del Benito Villamarín, arrojaba una parte de una vara de plástico, con tan mala fortuna que esta impactó en la cabeza del sevillista Joan Jordán. Tras unos minutos de incertidumbre, el colegiado De Burgos Bengoetxea tomó la decisión de suspender el partido.

Independientemente de lo ocurrido desde el impacto sobre Jordán hasta la resolución del partido, la decisión más acertada fue la suspensión. Aunque algunos hubiesen preferido que la pelota volviera a rodar, cuando se dan este tipo de situaciones, el ambiente del partido y la tensión que esto genera, no lleva a que el ritmo del partido vaya a mejor, pues siempre las cosas se van de las manos. Y no es nada nuevo. Desgraciadamente tenemos numerosos ejemplos en el fútbol francés, que suma más de 10 partidos interrumpidos por altercados extradeportivos. 

Todo empieza con lanzamiento de botellas o demás objetos, pasando por invasión de campo por parte de radicales o auténticas batallas campales en la grada o en el césped, donde la seguridad se ve desbordada y aficionados y jugadores ven su integridad física en peligro. 

Una vez suspendido el derbi, en la grada baja de Gol Sur se ha presenciado una pelea entre los propios aficionados verdiblancos, interviniendo así la seguridad del estadio. Pero, ¿que habría pasado si esto hubiese ocurrido con el cronómetro en marcha? ¿Se habría tranquilizado el asunto o proseguirían las conductas antideportivas? ¿Quién asegura que no se podría haber dado un asalto al terreno de juego o avalanchas en las gradas? Nadie puede saberlo, pero dice el refrán que “mejor prevenir que curar”. 

Ante cualquier incertidumbre, lo más certero es cortar por lo sano, evitar males mayores y no jugar con la seguridad de los presentes en el Benito Villamarín. Castigar a los que manchan tanto el nombre del Real Betis Balompié como este bonito deporte. Expulsar y erradicar a los que se divierten de esta forma. No echar más leña al fuego, no permitir que se den estas situaciones, no alimentar a la bestia. “Mejor prevenir que curar”. 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

More in LaLiga Santander

WordPress Cookie Notice by Real Cookie Banner
A %d blogueros les gusta esto: